TubaVent®

TubaVent®

Balón para dilatar trompa de Eustaquio

Casi todo el mundo conoce la sensación de presión en los oídos, ya sea en el despegue y aterrizaje durante el transporte aéreo, en el tren mientras se pasa por un túnel o al cruzar túneles en las montañas. Incluso los buzos conocen estas molestias. Normalmente, esta sensación desagradable, incluso a veces hasta dolorosa, desaparece de nuevo rápidamente, a más tardar al tragar o al bostezar profundamente. Sin embargo, alrededor de un uno por ciento de los adultos sufre de una alteración en la compensación de la presión en el oído y las molestias perduran durante un período prolongado o persisten permanentemente como una sensación de presión pérdida de audición.

Los trastornos continuos deben tratarse

Cuando existe una alteración en la compensación de la presión en el oído, siempre debe consultarse con un/a otorrinolaringólogo/a. Este/a llevará a cabo un examen otorrinolaringológico (ORL) exhaustivo. En función de los resultados del reconocimiento médico, se decidirá qué tratamiento es el adecuado. Dado el caso, existe un nuevo tratamiento que puede aliviar las molestias, la dilatación con balón de la trompa de Eustaquio por catéter TubaVent. Para este propósito, su otorrinolaringólogo lo/la envía a una clínica que esté familiarizada con este método de tratamiento mínimamente invasivo. 

Dentro del oído

A menudo, los problemas con la compensación de la presión en el oído se deben a una alteración en la ventilación de la trompa de Eustaquio. En términos médicos, la trompa de Eustaquio se denomina “tuba auditiva” o “trompa de Eustaquio”. Por lo tanto, cuando el médico se refiere a sus molestias habla de un “trastorno de los tubos de ventilación” o “disfunción obstructiva de la trompa”.

¿Qué es un trastorno del tubo de ventilación?

La trompa de Eustaquio es una conexión estrecha en forma de tubo entre la nasofaringe y el oído medio. Se compone de una parte cartilaginosa larga en el lado de la nasofaringe, así como de una zona ósea corta en dirección del oído medio. Cada vez que se traga, esta conexión se abre brevemente y se cierra inmediatamente después. De esta manera, se produce una compensación de la presión entre el oído medio y el oído externo. En la mayoría de los casos, se escucha un chasquido débil.

La desagradable sensación de presión en el oído se produce cuando el tímpano se curva hacia adentro o hacia afuera debido a diferencias en la presión del aire entre el oído medio y el entorno. En un oído sano, el hecho de tragar, bostezar o intentar exhalar cuando se mantiene la nariz tapada ayudan a una compensación de la presión. Las molestias que a menudo se producen durante el transporte aéreo, al pasar por un túnel en el tren, en puertos de montaña o incluso al bucear, desaparecen. Sin embargo, esto no es posible si la ventilación de la trompa de Eustaquio está alterada. En este caso, persisten las sensaciones anormales, tales como la sensación de presión y la audición sorda. Se estima que un uno por ciento de la población está afectada de dicho trastorno de ventilación de la trompa de Eustaquio.

Asimismo, en una disfunción de la trompa también puede verse alterada la autolimpieza del oído. Esto puede causar enfermedades, tales como la otitis media o la destrucción de estructuras en el oído medio. Por lo tanto, si persiste la presión en los oídos, siempre debe consultarse con un otorrinolaringólogo.

Autoayuda para la presión en los oídos

Si en el transporte aéreo, durante el despegue y aterrizaje, se produce una sensación de presión en el oído, puede ayudarse tragando conscientemente o empleando la llamada maniobra de Valsalva: mantenga a la nariz tapada. Luego exhale con la boca cerrada a través de la nariz “taponada”, como si quisiera sonarse la nariz. Si el remedio no ayuda, esto puede ser un indicio de un trastorno del tubo de ventilación.

Un nuevo método para tratar el trastorno del tubo de ventilación es la dilatación con balón de la trompa de Eustaquio. Para esta intervención quirúrgica mínimamente invasiva, su otorrinolaringólogo lo/la envía a una clínica. La dilatación de la trompa de Eustaquio se efectúa con la ayuda de un globo durante una breve anestesia general: para ello, el médico introduce por la nariz un catéter con balón en la parte cartilaginosa de la trompa de Eustaquio.

A continuación, llena el globo y crea durante dos minutos una presión de 10 bar. El resultado es una dilatación de las obstrucciones en la tuba. Gracias a ello, se restaura la función de la trompa de Eustaquio; lo que permite tanto el intercambio normal de aire como la compensación de la presión.

En un elevado porcentaje de los numerosos pacientes tratados a escala mundial, este tratamiento logró en aproximadamente dos meses tras la intervención quirúrgica reducir significativamente las molestias. El ORL puede decidir si este método de tratamiento está indicado en su caso y enviarlo/a a una clínica ORL en su zona.

 

Los ejercicios para mejorar la función de la tuba garantizan el éxito del tratamiento


En el curso posoperatorio después de la dilatación con balón, se recomienda ejercitar con regularidad la ventilación de la trompa de Eustaquio.

Para este propósito, es muy útil emplear la denominada maniobra de Valsalva: mantenga a la nariz tapada y trate de exhalar con la boca cerrada y con los músculos abdominales tensos, como si quisiera sonarse la nariz.

Esta medida induce a una compensación de la presión en los oídos y se utiliza para ventilar la tuba auditiva. Consulte con su médico cuántas veces al día debe realizar la maniobra de Valsalva en el período después de la intervención quirúrgica (se recomienda de tres a cinco veces).

Si los siguientes síntomas te han ocasionado problemas severos durante el último mes, ponte en contacto con nosotros y con mucho gusto te comunicaremos con alguno de los otorrinolaringólogos que ya utilizan esta técnica en nuestro país.

  • Presión en los oídos
  • Dolor de oídos
  • Sensación de estar “bajo el agua”
  • Molestias asociadas a gripe o sinusitis
  • Zumbido en los oídos
  • Oídos tapados en ascensores o automóviles