Foto

El cerebro se desarrolla a medida que su hijo crece

Muchos padres creen que, con unos audífonos, sus hijos recuperarán la audición. Desgraciadamente no es así. Lo que sí pueden hacer es mejorar su calidad de vida y, además, son fundamentales para el aprendizaje. Gracias a la tecnología actual, los bebés pueden llevar audífonos a las pocas semanas o meses de nacer.
prendemos durante toda la vida. Cuando nacemos, aprendemos observando e imitando a nuestros padres, familiares y amigos. Después, cuando vamos al colegio, empezamos a trabajar y llevamos una vida activa, seguimos aprendiendo. Los niños con una pérdida auditiva pueden tener una vida igual de plena y productiva que los demás niños. Simplemente necesitan ayuda extra para aprender.

El primer paso para el uso de audífonos audífonos

Para desarrollar un lenguaje verbal rico y pleno, los niños tienen que poder captar todos los sonidos del habla de su entorno. Es indispensable que puedan oír el máximo posible durante las horas que estén despiertos. Del mismo modo que usted necesita luz para poder moverse con seguridad y entender y disfrutar plenamente de todas las actividades que le rodean, su hijo necesita su audífono para aprovechar al máximo su entorno para el desarrollo del lenguaje.

Ayuda al desarrollo de estructuras cerebrales esenciales

Incluso los niños con un audición mínima se pueden beneficiar de los audífonos, ya que la amplificación del sonido produce cierta estimulación y crecimiento de los centros auditivos del cerebro. Estas estructuras cerebrales se desarrollan mejor y establecen más interconexiones cuando los niños son muy pequeños. Esto es fundamental para el vocabulario del niño. Muchas veces, el vocabulario se cuadriplica entre el primer y el cumpleaños. Por eso es importante utilizar los audífonos lo antes posible.

Una comunicación clara clara

Los niños con pérdida auditiva deben estar cerca del interlocutor para detectar y oír con comodidad lo que se dice. Puede ayudar a su hijo en las situaciones cotidianas para que entienda y desarrolle mejor el habla si tiene en cuenta una serie de reglas básicas.
Cuando nos comunicamos, el lenguaje oral no lo es todo. Usamos las manos, el lenguaje corporal y las expresiones faciales. Su hijo tiene que esforzarse mucho para seguir el ritmo de las personas con audición normal, por lo que debe ser muy claro en su comunicación y tener en cuenta estas tres reglas básicas. También puede compartir los consejos de comunicación con su hijo. Con la ayuda de su profesor, su hijo puede utilizarlos para hablar por sí mismo en la clase.