Foto

SIGNOS Y SINTOMAS

Subir el Volumen

En general, las pérdidas de audición se producen gradualmente por lo que, con frecuencia, es difícil reconocer los síntomas. A veces se empieza subiendo el volumen de la televisión o pidiendo a los demás que le repitan lo que dicen muy frecuentemente.
Cuando empezamos a perder audición, tendemos a olvidar cómo suenan las cosas. Empezamos a vivir en un mundo más silencioso, sin darnos cuenta de que nos perdemos los sonidos más suaves de la vida cotidiana, como las gotas de la lluvia o el canto de los pájaros.

Si usted experimenta uno o más de los problemas siguientes, puede que haya llegado la hora de acudir a un especialista:

1. La gente parece hablar entre dientes.
2. Necesita esforzarse para escuchar cuando alguien habla o susurra.
3. Tiene dificultades para oír a la gente que está situada a su espalda o que le habla desde otra habitación.
4. Para seguir la conversación, necesita mirar con atención a los labios de la persona que habla.
5. Le resulta difícil seguir una conversación cuando está con un grupo de personas, por ejemplo, en reuniones, celebraciones familiares, en la iglesia o en charlas, clases y conferencias.
6. Necesita subir el volumen de la televisión o de la radio.
7. Tiene problemas para entender con claridad lo que le dicen por teléfono.
8. Tiene dificultades para oír en el teatro, en el cine o en otros espectáculos.
9. Le resulta difícil oír cuando se encuentra en entornos ruidosos, como en un restaurante o en el coche.
10. Ha empezado a limitar su vida social debido a las dificultades para oír y comunicarse.
11. Su familia, amigos o compañeros le dicen que, con frecuencia, tienen que repetirle las cosas que le dicen.